Nipponsei Sushi & Club Experience (Especial Menú Degustación)

Ubicación (pinche en el siguiente enlace)Madrid

Precio: €€€ (40€ a 60€)

Reseña: Tras nuestra anterior visita a Nipponsei (ver entrada), el propietario, Manu Vidal, nos ofreció probar un menú degustación con las platos que el considera más relevantes en su restaurante. Zampurreando no pudo dejar escapar esa oportunidad, y decidimos que tal oferta se merecía una entrada especial especial en el blog. Puedes seguir leyendo en la Reseña Extendida.

Valoración del Restaurante: 8.4

Valoración por Platos: 

Sopa de miso (al estilo de la abuela): 9.7

Ensalada wakame: 8.5

Tataki de buey (con aceite de sésamo, soja y chips de ajo): 8.9

Carpaccio de hamachi (pez limón) con salsa ponzu y un toque de tosta crocante: 9.6

Boom (finos cortes de pescado del día, en este caso lubina, cubierto de masa de tempura relleno de queso philadelphia con un toque de masago y jengibre y salsa agridulce): 9.5

Eloy roll (relleno de surimi con un toque de jengibre picante y foie cubierto de plátano con cebolla caramelizada y salsa de anguilas): 9.3

Duck maki (relleno de foie y peras al vino tinto, cubierto de masa de tempura): 9.1

Lubina roll (relleno de surimi, mahonesa japonesa, tabasco, langostino en panko cubierto de lubina y un toque de salsa wasakaka): 9.4

Rollito primavera (plátano y chocolate, y helado de avellanas): 8.2

RCP (Relación Calidad-Precio): Buena

Reseña Extendida: El menú degustación que nos preparó Manu fue realmente espectacular, todos los platos tenían un toque muy especial. Se nota que pone mucho cariño y empeño en su restaurante, cuidando mucho la calidad de la materia prima.

Comenzamos con un par de entrantes, una sopa de miso realmente espectacular, de las mejores que hemos probado, el toque de los picatostes le daba una textura diferente. Tras ella una ensalada wakame, bastante sabor para ser un alga, estaba buena.

Seguimos con un tataki de buey con aceite de sésamo, soja y chips de ajo; muy bueno, el contraste del chip de ajo con el buey y el aceite era excelente. Luego continuamos con un carpaccio de hamachi (pez limón) con salsa ponzu y un toque de tosta crocante, simplemente espectacular, un plato realmente top, los toques crocantes con sabor a limón eran delciciosos, y el sabor del pez limón buenísimo, muy buen producto.

Tras estos dos platos tocó algo muy diferente, un plato llamado Boom, finos cortes de pescado del día, en este caso lubina, cubierto de masa de tempura relleno de queso philadelphia con un toque de masago y jengibre y salsa agridulce. Brutal, un sabor impresionante. El maridaje con la salsa agridulce era estupendo.

Para terminar con los platos princpales vino el sushi, Manu nos seleccionó tres tipos, Eloy roll, que estaba relleno de surimi con un toque de jengibre picante y foie cubierto de plátano con cebolla caramelizada y salsa de anguilas, gran contraste entre el plátano y la cebolla. Duck maki, relleno de foie y peras al vino tinto, cubierto de masa de tempura, magnífica combinación de la pera con el vino tinto; y por último Lubina roll, relleno de surimi, mahonesa japonesa, tabasco, langostino en panko cubierto de lubina y un toque de salsa wasakaka, soberbio.

Como postre tuvimos un rollito primavera, a base de plátano y chocolate, con helado de avellanas. Muy bueno.

Anuncios

La Tragantúa

Ubicación (pinche en el siguiente enlace)Madrid

Precio: €€ (20€ a 40€)

Reseña: Tragantúa es uno de esos sitios en los que uno está a gusto. Restaurante íntimo, con pocas mesas, sin humos y muy agradable. No tiene estridencias, ni pretensiones, y por eso, es uno mis recomendables de Madrid. Camareros hiper agradables y educados, el ambiente es muy especial, tiene algo, en su cálida sobriedad.

No es caro, sin ser tampoco barato. Comida original, sin florituras, pero sorprende la dedicación que dan a cada plato, con sabores muy bien conjuntados. Comida de calidad y con una ejecución muy buena. Un must en el más emprendedor Barrio de las Letras de Madrid.

Valoración del Restaurante: 8.1

Valoración por Platos: 

Brochetas de calamar y langostinos: 7

Empanadillas coreanas con chilly dulce : 8.6

Delicias de brie con mermelada de tomate y jalapeños : 7.7

Foie mi-cuit con salsa de arandanos: 7.2

Revuelto de boletus edulis trufado: 7.9

Lomo bajo de ternera de ávila con guarnición : 7.8

Pulpo braseado con guacamole y patatas revolconas : 7.3

Atún de aleta amarilla con costra de sésamo y semillas de amapola con piquillo caramelizado: 8.8

Lomo de bacalao islandés a la crema de albahaca: 9.3

Rissotto de boletus edulis trufados:  8.6

Crema de mango y mascarpone : 8.2

Tarta de queso: 7

Brownnie con helado: 7

RCP (Relación Calidad-Precio): Excelente

Restaurante La Venta

Ubicación (pinche en el siguiente enlace)Cuenca

Precio: €€ (20€ a 40€)

Reseña: Un sitio perfecto para comer en Cuenca. La comida estaba deliciosa, las raciones son abundantes y hay variedad de platos. El ambiente es acogedor y tranquilo, da gusto, y el personal es muy amable y muy profesional. Con un local moderno y acogedor.

La mejor opción sin dudarlo para comer en Cuenca de menú, sin ninguna duda  la relación calidad precio es excelente. Tienen detalles que otros sitios más caros y famosos no tienen, nosotros degustamos un menú de  fin de semana de 20 €, con una buenísima variedad de producto fresco y bien preparados.

Valoración del Restaurante: 8.4

Valoración por Platos: 

Huevos de Corral con Polvo de Jamón : 8.3

Croquetas de Chorizo y Queso Cabrales: 9.6

Morteruelo: 8.2

Verdura en tempura con soja y miel: 7.8

Carrillada de Cerdo Ibérico con Salsa de Castañas: 8.8

Solomillo de cerdo a la brasa envuelto en Beicon con toques de Pedro Ximenez: 7.8

Lomo de ciervo con frutas del bosque: 8.2

Secreto de cerdo a la brasa : 8.6

Entrecot de ternera a la brasa: 8.7

Lomo de Buey Alto Asturiano: 8.9

Atún rojo a la plancha: 8.2

Natillas Irlandesas: 7.3

Flan Casero: 7.2

RCP (Relación Calidad-Precio): Excelente

La Romana

Ubicación (pinche en el siguiente enlace): Madrid

Precio: €€€€ (más de 60€)

Reseña: La Taberna La Romana es uno de los auténticos rincones secretos gastronómicos que se pueden encontrar en Madrid. Se encuentra situado en Carabanchel, a pocos pasos del hospital Gómez Ulla y de la plaza de toros de Vistalegre.

El local lleva 25 años abierto ya que era un pequeño mesón de barrio propiedad de los padres de Jesús. Comedor modesto, con capacidad máxima para 12 personas, que conserva muchos detalles de sus orígenes pero que ha sido completado con otros que lo hacen atractivo. Tras la antigua barra, una pequeña cocina en la que se mueve, sin más ayuda, el propietario y cocinero. A los clientes les atiende con amabilidad su mujer, Pilar, que ejerce también como sumiller y que maneja una cuidada bodega. Muchos detalles, especialmente en la cristalería, y en la presencia de un atractivo y variado repertorio de buenos aceites o de licores de todo tipo.

En La Romana no hay carta. Sólo un menú fijo que cada día decide Jesús en función del mercado. Elaboraciones muy creativas, que se basan en materias primas de excelente calidad y en la técnica del cocinero. Puedes seguir leyendo en la Reseña Extendida.

Valoración del Restaurante: 9.1

Valoración por Platos: 

Taco de salmón marinado con guacamole, cebolla encevichada y huevas de yuzo: 9.5

Dumplin de berberechos de alioli con huevas de wuasabi: 9.6

Empanadillas de morcilla, pera y nueces: 8.6

Jamón de bellota puro: 8.9

Pa amb tomàquet : 8.8

Ceviche de lubina salvaje con aceite de menta : 8.9

Salteado de hongos y guanciale: 9.2

Carpaccio de foie de oca, trufa blanca y burrata : 9.8

Langostinos a la sal: 8.5

Lomo alto de buey gallego a la brasa con ajilimoji: 7.6

Patatas puente nuevo: 9.2

Pie de cítricos con menta: 9.5

RCP (Relación Calidad-Precio):  Muy buena

>>> Reseña Extendida <<<

Reseña Extendida: En relación al menú que nos preparó Jesús, en esta ocasión 12-13 platos, de los cuales todos eran a compartir por lo que se hace difícil diferenciar entre entrantes, primeros y segundos.

En cuanto a los entrantes empezamos con un taco de salmón marinado con guacamole, cebolla encevichada y huevas de yuzo de un sabor espectacular, a continuación probamos los dumplin de berberechos de alioli con huevas de wasabi con un sabor intenso en boca que nos sorprendió de forma muy grata, seguimos con las empanadillas de morcilla, pera y nueces, sabor agradable y correcto.

Después de estos entrantes empezamos con los primeros, jamón de bellota puro acompañado de Pa amb tomàquet, muy rico todo. Seguimos con un plato más elaborado, ceviche de lubina salvaje con aceite de menta, maridaje perfecto el de todos los ingredientes de este plato, sin llegar a ser un ceviche muy fuerte. Lo siguiente que nos trajo Jesús fue el salteado de hongos y guanciale, sabor muy bueno y sobre todo lo que nos llamó la atención fue el huevo que ligaba todo de manera genial, para que le dieran ese punto de espesor al salteado, nos confesó Jesús que echaba un huevo entero y luego dos yemas sin la clara. Como último primero paladeamos un carpaccio de foie de oca, trufa blanca y burrata, sabor brutal de todos los ingredientes de este plato, nos fascinó.

Y por fin llegaban los segundos, con unos langostinos a la sal con muy buen sabor, se notaban que eran muy frescos. Para terminar un lomo alto de buey gallego a la brasa con ajilimoji, para nuestro entender el plato un poco más por debajo de todo el menú, ya que la carne estaba un poco hecha de más y la salsa un poco fuerte y mataba el sabor que pudiera aportarnos el buey gallego; eso si, hay que reconocer que el acompañamiento de las patatas puente nuevo, muy bien cocinadas y el punto que se le dieron rozaba la perfección.

Para terminar con algo dulce tomamos un pie de cítricos con menta, un sabor diferente, que recordaba mucho a un flaó  (pastel de queso típico de Ibiza, donde la hierbabuena o menta hace que tenga un sabor muy especial). Un postre genial.

Toda la comida se regó con vino que seleccionó Pilar para que fuera el mejor maridaje posible a este excelso menú degustación. Para nosotros el menú no tiene nada que envidiar a ningún estrella Michelín en los que hayamos estado, es un rincón magnífico para degustar un menú de altos vuelos en un barrio tan castizo como es el de Carabanchel.