Asador Etxebarri

Ubicación (pinche en el siguiente enlace)Atxondo

Precio: €€€€ (más de 60€)

Reseña: Víctor Arguinzoniz, cocinero del asador vizcaíno Etxebarri, que abrió sus puertas en abril de 1990 en un caserío de Atxondo, practica la “técnica ancestral” del asado, que lleva a cabo sobre “brasas hechas con distintos tipos de leña”. Según The World’s 50 Best Restaurants es el décimo mejor restaurante del mundo en 2016, y todo ello basado en un excelente trato al producto.

En él se pueden degustar selectos platos innovadores creados a diario según mercado y cocinados con leñas diferentes. Sobre las brasas, Arguinzoniz prepara desde la clásica chuleta asada hasta otros productos de asado menos típicos en este tipo de cocina, como las anchoas, las ostras o las angulas, aunque siempre respetando los productos de temporada. Nosotros tuvimos el placer degustar el siguiente menú.

Empezamos con un Bocadillo de chorizo, buen sabor con matices de chorizo de pueblo. Seguimos con un plato de Mantequilla de cabra y Queso fresco de búfala, hierbas aromáticas y avellana, sabores que nunca habíamos experimentado en boca, suaves y delicados a la par. Luego vino la Anchoa al salazón sobre tosta de pan, sabor brutal, de los mejores platos del menú, de esos bocados con los que un bar en la calle Laurel de Logroño podría vivir, y ser la tapa más laureda.

Continuamos con Zamburiñas y Almejas (fuera de menú degustación), muy buen sabor de ambos, y ya se notaban los aromas a leñas que tanto caracterizan a la cocina de Víctor. Ahora tocaba un plato que nos sorprendió, Gambas de Palamós, con grandes parecidos a un carabinero, pero con un sabor más contundente en boca. Otro plato que nos dejó muy buen sabor fueron los Pulpitos, cebolla y su tinta, se notaba mucho el toque a leña que engrandecía más el plato.

Luego tocaron los Marzuelos con espárrago y el Revuelto de zizas, a nuestro parecer los 2 platos más flojos de todo el menú, sabores suaves sin apenas sabor ni a producto ni a leña. Tras estos platos un pocos más flojos vendrían dos platos fuertes, el Tartar de chorizo fresco, impresionante, muy muy buen sabor; y los Guisantes en su jugo, increíbles, unos de los platos que más nos gustó, una frescura de los guisantes y un sabor de su jugo que hacen que Extebarri esté donde está.

Tras todos estos platos, pasamos a los platos “principales”, primero un pescado, Mero, sabor muy rico, cocción perfecta. Luego la Chuleta de vaca, probablemente la mejor probada en este blog hasta la fecha; mención especial al acompañamiento de la de Chuleta, una lechuga que recuerda a las de huerta de nuestros abuelos, un sabor que hacía años que no probábamos.

Como postres comenzamos con el que sería uno de de los postres del año, Helado de leche reducida con jugo de remolacha, excelso, con el toque sutil de la brasa. Tras él, Bon-bon de calabaza, muy bueno, y Mignardise et éclats de cacao, unos bombones muy sabrosos.

Valoración del Restaurante: 9.1

Valoración por Platos: 

Bocadillo de chorizo: 8.5

Mantequilla de cabra: 9.1

Queso fresco de búfala, hierbas aromáticas y avellana: 9.3

Anchoa al salazón sobre tosta de pan: 9.9

Zamburiña: 9.8

Almejas (fuera de menu degustación): 9.8

Gambas de Palamós: 9.3

Pulpitos, cebolla y su tinta: 8.4

Marzuelos con espárrago: 8.1

Revuelto de zizas: 7.9

Tartar de chorizo fresco: 8.7

Guisantes en su jugo: 8.8

Mero y verduras: 9.2

Chuleta de vaca: 9.3

Helado de leche reducida con jugo de remolacha: 9.8

Bon-bon de calabaza: 9.2

Mignardise et éclats de cacao: 8.3

RCP (Relación Calidad-Precio): N/A

Anuncios

La Romana

Ubicación (pinche en el siguiente enlace): Madrid

Precio: €€€€ (más de 60€)

Reseña: La Taberna La Romana es uno de los auténticos rincones secretos gastronómicos que se pueden encontrar en Madrid. Se encuentra situado en Carabanchel, a pocos pasos del hospital Gómez Ulla y de la plaza de toros de Vistalegre.

El local lleva 25 años abierto ya que era un pequeño mesón de barrio propiedad de los padres de Jesús. Comedor modesto, con capacidad máxima para 12 personas, que conserva muchos detalles de sus orígenes pero que ha sido completado con otros que lo hacen atractivo. Tras la antigua barra, una pequeña cocina en la que se mueve, sin más ayuda, el propietario y cocinero. A los clientes les atiende con amabilidad su mujer, Pilar, que ejerce también como sumiller y que maneja una cuidada bodega. Muchos detalles, especialmente en la cristalería, y en la presencia de un atractivo y variado repertorio de buenos aceites o de licores de todo tipo.

En La Romana no hay carta. Sólo un menú fijo que cada día decide Jesús en función del mercado. Elaboraciones muy creativas, que se basan en materias primas de excelente calidad y en la técnica del cocinero. Puedes seguir leyendo en la Reseña Extendida.

Valoración del Restaurante: 9.1

Valoración por Platos: 

Taco de salmón marinado con guacamole, cebolla encevichada y huevas de yuzo: 9.5

Dumplin de berberechos de alioli con huevas de wuasabi: 9.6

Empanadillas de morcilla, pera y nueces: 8.6

Jamón de bellota puro: 8.9

Pa amb tomàquet : 8.8

Ceviche de lubina salvaje con aceite de menta : 8.9

Salteado de hongos y guanciale: 9.2

Carpaccio de foie de oca, trufa blanca y burrata : 9.8

Langostinos a la sal: 8.5

Lomo alto de buey gallego a la brasa con ajilimoji: 7.6

Patatas puente nuevo: 9.2

Pie de cítricos con menta: 9.5

RCP (Relación Calidad-Precio):  Muy buena

>>> Reseña Extendida <<<

Reseña Extendida: En relación al menú que nos preparó Jesús, en esta ocasión 12-13 platos, de los cuales todos eran a compartir por lo que se hace difícil diferenciar entre entrantes, primeros y segundos.

En cuanto a los entrantes empezamos con un taco de salmón marinado con guacamole, cebolla encevichada y huevas de yuzo de un sabor espectacular, a continuación probamos los dumplin de berberechos de alioli con huevas de wasabi con un sabor intenso en boca que nos sorprendió de forma muy grata, seguimos con las empanadillas de morcilla, pera y nueces, sabor agradable y correcto.

Después de estos entrantes empezamos con los primeros, jamón de bellota puro acompañado de Pa amb tomàquet, muy rico todo. Seguimos con un plato más elaborado, ceviche de lubina salvaje con aceite de menta, maridaje perfecto el de todos los ingredientes de este plato, sin llegar a ser un ceviche muy fuerte. Lo siguiente que nos trajo Jesús fue el salteado de hongos y guanciale, sabor muy bueno y sobre todo lo que nos llamó la atención fue el huevo que ligaba todo de manera genial, para que le dieran ese punto de espesor al salteado, nos confesó Jesús que echaba un huevo entero y luego dos yemas sin la clara. Como último primero paladeamos un carpaccio de foie de oca, trufa blanca y burrata, sabor brutal de todos los ingredientes de este plato, nos fascinó.

Y por fin llegaban los segundos, con unos langostinos a la sal con muy buen sabor, se notaban que eran muy frescos. Para terminar un lomo alto de buey gallego a la brasa con ajilimoji, para nuestro entender el plato un poco más por debajo de todo el menú, ya que la carne estaba un poco hecha de más y la salsa un poco fuerte y mataba el sabor que pudiera aportarnos el buey gallego; eso si, hay que reconocer que el acompañamiento de las patatas puente nuevo, muy bien cocinadas y el punto que se le dieron rozaba la perfección.

Para terminar con algo dulce tomamos un pie de cítricos con menta, un sabor diferente, que recordaba mucho a un flaó  (pastel de queso típico de Ibiza, donde la hierbabuena o menta hace que tenga un sabor muy especial). Un postre genial.

Toda la comida se regó con vino que seleccionó Pilar para que fuera el mejor maridaje posible a este excelso menú degustación. Para nosotros el menú no tiene nada que envidiar a ningún estrella Michelín en los que hayamos estado, es un rincón magnífico para degustar un menú de altos vuelos en un barrio tan castizo como es el de Carabanchel.

La Cabra

Ubicación (pinche en el siguiente enlace)Madrid

Precio: €€€€ (más de 60€)

Reseña: Aprovechando el Gastrofestival 2016 decidimos visitar La Cabra, uno de los restaurantes más innovadores de Madrid, que cuenta con una estrella Michelín. A pesar de que lo hemos calificado en la categoría €€€€ (más de 60€), nos informaron que va a contar con un menú dentro de la categoría €€€ (40€ a 60€). Puedes seguir leyendo en la Reseña Extendida.

Valoración del Restaurante: 8.3

Valoración por Platos: 

Langostino, hoja de Shiso y ajo negro: 8

Huevo a baja temperatura, tierra de jamón y espuma de bacon: 8.5

Airbag de perdiz al curry francés: 8.4

Pulpo, hoisin de fresa y crujiente de patata: 8.8

Costilla a baja cocción y mermelada de Shitake: 8.5

Torrija: 9.8

RCP (Relación Calidad-Precio): Buena

>>> Reseña Extendida <<<

Reseña extendida: El menú que nos propusieron era bastante completo, y los platos de una cantidad bastante aceptable, todo estaba muy muy bueno, y es de esos sitios donde te quedas con ganas de probar más y más platos. Comenzamos con unos langostinos con hoja de Shiso y ajo negro; sabor excepcional con buen contraste; uno de los comensales en vez langostinos tomó huevo a baja temperatura, tierra de jamón y espuma de bacon, muy bueno también. Seguimos con un airbag de perdiz al curry francés; riquísimo el sabor de la perdiz. Continuamos con pulpo, hoisin de fresa y crujiente de patata; supremo el sabor del pulpo, cocinado a la brasa, el mejor probado hasta la fecha, el crujiente de patata muy logrado. Como último plato principal, costilla a baja cocción y mermelada de Shitake; sencillamente brillante.

Tras los platos principales y cuando creíamos que no podía mejorar, vino el postre, la Torrija con mayúscula, solo por este postre merece la pena ir a La Cabra, sin duda alguna la mejor torrija que hemos comido en Zampurreando, con una mezcla muy adecuada de canela y vainilla. El helado de vainilla con canela que la acompañaba, espectacular también.

El Pegolí

Ubicación (pinche en el siguiente enlace): Denia

Precio: €€€€ (más de 60€)

Reseña: Denia tiene lugares muy interesantes a nivel de restauración, y este es uno de ellos. Puedes seguir leyendo en la Reseña Extendida.

Valoración del Restaurante: 8.7

Valoración por Platos: 

Gamba roja de Denia: 9.5

Langosta: 10

Suquet de gallo San Pedro y rape con patatas y almendra: 9.6

RCP (Relación Calidad-Precio): Muy Buena

>>> Reseña Extendida <<<

Reseña Extendida: Nos dejamos guiar por el maître y fue todo un acierto. Comenzamos con unas gambas rojas de Denia, muy buenas, con una tonalidad y sabor increíbles, pero dado su precio en el Pegolí (10€/unidad) hubo que contenerse. Para darse un homenaje de gamba roja hay sitios alternativos a mejor precio (Aitana).

Luego seguimos con una langosta, de sabor excepcional, con un punto de cocción espectacular, merece la pena ir allí solo por la langosta.

Por último, rematamos con un suquet de gallo San Pedro y rape, acompañado de patatas y almendra; buenísimo también, un plato lleno de sabor.

Cabe mencionar el tinto de verano, posiblemente de los mejores que hemos probado; y la terraza, con unas vistas excelentes.